Experiencia con influencers y atletas en CrossFit

por Joaquín Meroño

En este post me gustaría sincerarme sobre mi experiencia y lo que pienso de los influencers y atletas en el sector del CrossFit y la moda. He colaborado con los mejores atletas de este país y me enorgullece que todos hayan pasado por Bileven de alguna u otra forma. Mi relación con todos ellos ha sido excelente, pero quiero dejar a un lado lo emocional y ceñirme a lo estrictamente profesional analizando su efecto en una marca.

Cuando nació Bileven analicé posibles atletas que pudieran representar a la marca. Encontré a un tal Aniol Ekai y a Helena Avendaño, por aquél entonces entorno a los dos mil seguidores. Unos chicos de Blanes a los que intuí personalidad y potencial para triunfar en el deporte. Así se inició la relación con los primeros dos atletas de Bileven.

A los pocos meses, en el podcast Training Culture Cafe que acababa de arrancar, escuché hablar a un tal tiburón de Zarautz, Pablo Cazalis. Mi conexión con él fue inmediata, y pensé: “me da igual si triunfa o no este chico, es único”. Nunca tuve en cuenta los seguidores de instagram ni el engagement, valoré lo que podían aportar a la marca siendo cada uno de ellos especial a su manera. El resto de sus carreras, si estás leyendo esto, las conoces.

Tras varios años, el fin de cada relación llega a su fin por diferentes motivos. Por el camino nacen nuevas marcas, el CrossFit se intenta profesionalizar, preferencias equis o visiones diferentes que separan los caminos. La vida es así, ciclos que empiezan y terminan. Son los momentos vividos y el crecimiento mutuo lo que permanecerá siempre echando la vista atrás. Podría citar a otros atletas que han ayudado a Bileven a crecer como Fabi, Sara, Anasagasti, Calum, Pinsolle o Iurii.

Pero ahora me gustaría aportar mi idea tras estos años de experiencia y ofrecerte, a ti, la realidad, opinión y conclusión al respecto sobre los influencers y atletas en el CrossFit. Seguro que algún amigo como Adri, de Uperform, estará de acuerdo conmigo en algunos puntos (gracias por tus comentarios de ánimo, fiel lector).

Trabajar con otras personas para generar contenido y que se convierta en ventas supone que exista una comunicación, entendimiento y modo de hacer las cosas hacia una misma dirección lo más afín posible. Sin esto, la colaboración está abocada al fracaso. Y lo más importante, prolongarlo en el tiempo. Siempre es difícil mantener la motivación, que se encaje en la forma de trabajar o en las expectativas que espera el uno del otro.

Una estructura basada en muchos atletas no es mi estilo, adopté la idea de tener como máximo a tres representantes, pienso que para transmitir unas ideas concretas que se identifiquen con Bileven basta, y aun así es difícil. También reconozco que los patrocinios nunca llegan a ser rentables económicamente.

Hace tiempo que llegué a una conclusión sobre este tema, y es que no hay mejor representante de una marca que la misma marca. Y con esto me refiero a que no hay mejor marketing que un producto de calidad que hable por sí solo y un buen servicio de post venta (incluimos los cambios de talla gratuitos). Decidí invertir más en esto y dejar que la comunidad sea el mayor reflejo de identidad de Bileven.

Como dije al principio, nunca me importaron los seguidores o lo importante que seas en este mundo, me importa lo que puedas sumar. El retrato más claro es Conrado. Empezó siendo uno de los clientes fieles de Bileven y me llamó la atención que un chico de Almería que emigró a Dublín como entrenador de CrossFit se fijase en la marca. Contacté con él y le propuse sumarse al proyecto. De nuevo, ¿quién mejor para representar a Bileven que alguien que le entusiasma tanto? Y no puedo estar más contento. Iurii es un caso parecido, un enorme deportista italiano con mucho estilo que casi me obligó a colaborar porque compraba todo lo que lanzábamos, aún militando en la competencia. Este tipo de personas que confían son las que quiero conmigo, siempre.

Me hace gracia cuando ves una marca y te preguntas, ¿qué atletas tiene? Cómo si de un equipo de fútbol se tratase. Habría que fijarse en el producto, el diseño, la calidad y los modelos que usan. Ahí te darás cuenta de qué tipo de marca es y si encaja contigo.

Un influencer o un atleta se representa a él mismo, nada más. Y solo tienes que ver aquel que patrocinan veinte marcas o cuando cada año cambia a una diferente, sin importar el diseño, los valores o la calidad del producto. No sé tú, pero yo no me fío de alguien que se “prostituye“ así cuando intenta venderme un producto o un servicio. Me fio del fiel.

Mi experiencia con Pinsolle define ese respeto por sus principios. Cuando comencé las conversaciones para que representase a Bileven en Francia me extrañó que no trabajase ya con ninguna marca. Me dijo que lo habían intentado en varias ocasiones una española y otra francesa, ambas bastante famosas, y aunque le ofrecieron más que Bileven, ninguna le gustaba. Esto me hizo apreciar aún más la decisión de Alexandre, porque anteponía sus valores y el estilo por encima de todo, por mucho que le ofrecieran.

Pretendemos crear una comunidad consciente y comprometida, que le guste lo que hacemos y se sienta identificada con los valores que intentamos transmitir. Pienso que hoy en día el número de seguidores de Instagram es la métrica menos valiosa, vale mucho más la comunidad fiel que puedas tener, ya sea mayor o menor. Por eso no dudes en etiquetarnos, tú eres nuestro mayor influencer.

No quiero seguidores, quiero comunidad. No quiero influencers, quiero fieles con valores. No quiero atletas, quiero personalidad y estilo. Es difícil aprender saber qué quieres, pero aún más a saber qué no.

As Always, With Dedication.