Los estadios deportivos más sostenibles del planeta

Los estadios deportivos más sostenibles del planeta

Los estadios deportivos más sostenibles del planeta

El Estadio Nuevo San Mamés fue el primer gran recinto deportivo en España en conseguir la certificación LEED, sello que mide la sostenibilidad integral de la edificación, uno de los estadios deportivos más sostenibles del planeta.

Deporte sostenible

Cada vez son más las instalaciones deportivas que se valen de las nuevas tecnologías para apostar por la sostenibilidad y el cuidado del medio ambiente. En este sentido, muchos clubes han comenzado a realizar profundas reformas en sus estadios para adaptarlos a esta nueva realidad.

Hasta no hace mucho, los eventos deportivos se asociaban a un elevado gasto energético, y es por ello que ha aumentado la concienciación para hacer realidad los estadios deportivos más sostenibles del planeta, capaces de llevar a cabo medidas que aporten una carga medioambiental positiva en lo que se está convirtiendo una transición hacia el deporte del futuro.

Certificación LEED: una garantía de sostenibilidad

La certificación LEED (Liderazgo en Energía y Diseño Ambiental) es un sistema de certificación de edificios que evalúa distintos parámetros de sostenibilidad, como son la eficiencia energética, el consumo del agua, el uso de energías renovables, la selección de materiales o la ubicación, entre otros. Cada uno de estos parámetros recibe una puntuación, y el edificio acaba obteniendo diferentes certificaciones dependiendo de su resultado, siendo el más alto el Platino, para el que es necesario alcanzar 80 o más puntos sobre un máximo de 100.

La primera instalación deportiva en conseguir esta certificación LEED Platino en el mundo fue el estadio Mercedes-Benz de Atlanta, ‘hogar’ de los Atlanta Falcons de la NFL. Con un total de 88 puntos, este estadio realizó una inversión de 1.600 millones de dólares para adaptarse a todos estos parámetros sostenibles, implementando medidas como la instalación de iluminación LED (que reduce en un 60% el consumo), placas solares fotovoltaicas y sistemas de ahorro para la gestión del agua.

Los estadios deportivos más sostenibles del planeta en el Mundial de Rusia 2018

La Copa del Mundo de Fútbol atrae las miradas cada cuatro años de millones de personas. Se trata sin duda de uno de los eventos deportivos más relevantes a lo largo y ancho del planeta. Y es por esta notoriedad que le caracteriza que adquiere una importancia enorme cualquier mensaje que desde su posición se pueda mandar al resto del mundo. 

La edición de 2018 en Rusia se caracterizó por una marcada sostenibilidad a la hora de construir los estadios en los que se desarrollaría la competición. Con el objetivo de reducir el consumo energético, el comité organizador del mundial utilizó materiales ecológicos y diferentes técnicas de ahorro. Algo que ayudó a reducir el 70% de la energía utilizada en las instalaciones.

Estadio Luzhniki
estadio sostenible

El Estadio Luzhniki (encargado de acoger el partido inaugural y la gran final), comenzó las obras de reconstrucción en 2013. Uno de los aspectos básicos del proyecto pasó por conservar su histórica fachada, que acabó convirtiéndose en una de las señas de identidad más reconocibles de Moscú. Su interior se renovó completamente, y su capacidad se incrementó de 78.000 a más 80.000 localidades, convirtiéndose en el estadio al aire libre más grande de Rusia.

El ahorro energético se consiguió mediante modernos sistemas de calefacción, ventilación y aire acondicionado, así como reuniendo todos los servicios esenciales en un sistema central automatizado, lo que permite realizar un control completo de cuánta energía consume el edificio.

Se instalaron luces LED, lo que ahorró una cantidad considerable de electricidad, y la tecnología de ahorro de agua permitió que se ahorrasen cientos de miles de litros durante los encuentros. En cuanto a los grandes espacios verdes, se conservaron durante la reconstrucción, al tiempo que se añadía más vegetación.

Otros estadios, como el Fisht en Sochi o el de San Petersburgo, se modernizaron con el objetivo de avanzar hacia un modelo más sostenible y respetuoso con el medio ambientehaciendo del Mundial de Rusia 2018 uno de los grandes hitos en la historia de la sostenibilidad en el deporte.

El Nuevo San Mamés, un referente en España y Europa

El caso más cercano en la geografía española de instalación deportiva respetuosa con el medio ambiente es el estadio Nuevo San Mamés, el primer campo europeo en conseguir la certificación LEED. La integración del edificio con el entorno, el ahorro de energía y agua o el uso de materiales de bajo impacto ambiental son algunas de las medidas que han hecho de esta instalación un referente europeo en cuanto a sostenibilidad deportiva. Además, el empleo de materiales reciclados ha hecho posible la disminución de la huella de carbono del edificio

Un estadio sostenible no implica una reducción en sus prestaciones deportivas, algo que se refleja la calificación por parte de la UEFA con el sello de Élite, lo que capacita al estadio para albergar grandes eventos futbolísticos, como podría ser el caso de la próxima Eurocopa, donde nos encontremos con los estadios deportivos más sostenibles del planeta.

Visita la web de Bileven.

Últimas entradas de bilevenproject (ver todo)

Deja un comentario